‘Federico Fellini. El Circo de las Ilusiones’ nos descubre el origen del imaginario felliniano


‘Nuestros sueños son nuestra única vida real’ dijo Federico Fellini en algún momento, y ese ideal fue el que trasportó a sus obras, ya sean caricaturas, películas o diarios pictóricos.

Eso es lo que podemos encontrar hasta el 26 de diciembre en el CaixaForum de Madrid, que ofrece la exposición ‘Federico Fellini. El circo de las ilusiones’, una muestra sobre uno de los directores de cine que sentaron las bases de la modernidad cinematográfica y que ya pudo ser disfrutada a principios de año en el CaixaForum de Barcelona.

La exposición se articula en torno a los temas y obsesiones del cine de Fellini, por lo que no se trata de una muestra cronológica, sino de las diferentes pinceladas que conforman el imaginario felliniano. Así descubrimos algunas facetas del director desconocidas por muchos, como su trayectoria como caricaturista o las ilustraciones de su ‘Libro de sueños’.

A sus diecinueve años Fellini deja su Rímini natal para trasladarse a Roma, donde comienza a trabajar como caricaturista en diversas publicaciones. Las obras que podemos disfrutar al inicio de la exposición muestran esta primera faceta del director donde se observa el gran dominio de la sátira y el fuerte poder imaginativo para crear extraños personajes que poseía el joven Fellini.

Tras esa primera etapa como caricaturista, pasamos a su trayectoria cinematográfica, tanto como colaborador de obras de amigos como Roberto Rossellini o ya como completo director de un film. Allí encontramos lo que se ha llamado el ‘Circo Fellini’, el mundo carnavalesco plasmado por Fellini. Un mundo lleno de sátira y caricaturas, de payasos, fiestas y mujeres, muchas mujeres, siempre mujeres. Y es que uno de los temas más recurrentes en el cine de Fellini es la mujer y sus múltiples caras, la leal Gelsomina de La Strada, la sensual Anita Ekberg de La Dolce Vita, la prostituta de Las noches de Cabiria. La exposición explica a la perfección la obsesión del autor por ese ideal de mujer que quería plasmar en todas sus obras, ideal que en muchas ocasiones coincidía con la prostituta, como experta iniciadora en los placeres carnales.

Pero no solo descubrimos las obsesiones del director, sino también las fuentes de inspiración del autor, que no son otras que la realidad de la Italia del momento. Periódicos, revistas, prensa del corazón, noticiarios cinematográficas son para Fellini tan válidos como fuente de inspiración como los clásicos literarios. Gracias a eso, construye obras tan brillantes como La Dolce Vita, un fiel reflejo de la sociedad burguesa romana de finales de los ’50, con sus amores, sus milagros, sus fiestas y sus escándalos. Toda una disección de esa nueva caída del imperio burgués romano.

La muestra no olvida a Marcello Mastroianni, su alter ego en el cine, con quien trabajó en numerosas ocasiones, dotándole de su tan característico sombrero y rodeándole de un aura triunfal. En la exposición llegamos a entender esa conexión casi mística que sentían ambos, llegando a saber perfectamente uno lo que quería el otro sin órdenes de dirección de por medio.

Todo este recorrido por el imaginario felliniano viene acompañado de una gran cantidad de fotografías del rodaje de sus películas, fragmentos del documental Apuntes de un director (A Director’s Notebook) realizado por la NBC en 1969, escenas y fotografías de los castings realizados por Fellini y, para finalizar, las ilustraciones del ‘Libro de los sueños’, un diario de sueños ilustrado que el director realizó siguiendo el consejo de su psicoanalista.

En definitiva, la exposición ‘Federico Fellini. El Circo de las Ilusiones’ es un compendio más que completo sobre la vida, el cine y lo que esconde el cine de Federico Fellini. Una exhaustiva explicación del onírico universo felliniano que entusiasmará tanto a seguidores de la obra del director como a neófitos. Sin lugar a dudas una visita obligada para los amantes del séptimo arte que pasen por la capital.

Hablar de sueños es como hablar de películas, ya que el cine utiliza el lenguaje de los sueños: años pueden pasar en segundos y se puede saltar en un lugar a otro.

Federico Fellini

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: