Archivos Mensuales: febrero 2011

Lo mejor que el metal nos dejó en el 2010: los mejores álbums nacionales e internacionales


Sin lugar a dudas, 2010 será recordado por todos los metalheads por el fallecimiento de Ronnie James Dio, una de las grandes voces del rock. Aunque también nos dejaron Paul Gray (Slipknot), James “The Rev” Sullivan (Avenged Sevenfold) y mi querido Peter Steele (Type O Negative). Por otro lado la crisis ha afectado a la cantidad de conciertos y festivales en nuestro país, siendo el evento Sonisphere el mas destacable (aunque en mi opinión, flojo), afectando todavía mas al mal estado del género en nuestro país, donde se le da más importancia a otros estilos y donde se aprecia un descenso de fans de nuestra música y estilo de vida.

Musicalmente hablando, siguen los revivales del Black y del Thrash Metal, con grandísimos discos como las últimas entregas de Watain, Death Angel, Kataklysm o Agalloch. Así como hallazgos del calibre de Kvelertak, Black Anvil o los increíbles Priestess.

Os dejo con los 10 mejores albums internacionales y los 5 nacionales.

INTERNACIONAL

  1. Triptykon – Eparistera Daimones : Sin lugar a dudas, el debut de la nueva banda del líder de Celtic Frost y Helhammer ha dejado bien claro quien manda aquí. Un vínculo entre el pasado, el presente y el futuro del metal extremo.
  2. Shining – Blackjazz : ¿Que ocurre si mezclamos a John Zorn, Devin Townsend y Meshuggah? Que nos sale este estupendo disco para mentes libres y sin ataduras.
  3. Kvelertak – TBA : Genial debut de estos noruegos (Su nombre se podría traducir como “Pene de Buho”) que sin ningún miramiento fusionan el black metal con el hard rock de los 70 sin despeinarse.
  4. Grand Magus – Hammer Of The North : Si un grupo ha empezado a jugar en las grandes ligas, este ha sido Grand Magus. Doom metal de corte heavy y stoner de alto voltaje.
  5. Mael Mórdha – Mannanán : No debería haber puesto este disco, que ha sido para mi como mi pequeño tesoro personal de este año, y que no quiero que me sea arrebatado. Folk Doom Metal Irlandés con gran personalidad.
  6. Rotting Christ – AEALO : ¿Podrán los hermanos Tolis llegar a un límite? Parece ser que no. Con este album Rotting Christ ha continuado su propuesta de Black Metal Mediterráneo pero aumentando la epicidad.
  7. Orphaned Land – The Never Ending Way Of ORwarriOR: ¿Un grupo israelí com componentes judíos y palestinos? Si, esta banda lleva casi 20 años luchando por la fusión de culturas. Un disco para dejarse llevar, hermosísimo y lleno de fuerza y melancolía.
  8. Enforcer – Diamonds : ¿Estamos en 2010? ¿Seguro? Estos fieras devuelven los 80 a base de pelos cardados, falsetes y mucho power de entrepierna.
  9. Watain – Lawless Darkness : Posiblemente nos encontramos ante uno de los mejores discos de Black Metal de los últimos 20 años. ¿Exagerado? Escúchalo y calla.
  10. Ludicra – The Tenant : Quien iba a decir que los USA exportarían tantas y tan buenas bandas de Black. Un personal trabajo que los aleja de sus competidores.

NACIONAL

  1. Deus Irae – Un Nuevo Día : Desde Valencia, nos llega el debut de esta veterana banda que actualiza de un plumazo el vetusto metal clásico nacional, fusionando influencias tan curiosas como Tool, Avalanch o Paradise Lost.
  2. Horn of the Rhino – Weight of coronation: Increíble ostiazo de sludge doom con retazos stoner. Un amplio baul donde caben Black Sabbath, Soundgarden o Neurosis. Gigantes.
  3. Warchetype – Ancestral Cult of Divinity: Los barceloneses son la gran esperanza hispana de los sonidos épicos y arrastrados. Long Live Doom!.
  4. Cuzo – Otros Mundos: Metal, Psicodelia, Garaje… estos llaneros solitarios nos llevan a su particular mundillo sonoro.
  5. Angelus Apatrida – Clockwork : Sin duda alguna, nuestra banda mas internacional que, con solo 3 discos, se han colocado a la altura de los grandes clásicos del Thrash Metal.
Anuncios

“The king of limbs”, la vuelta de Radiohead, otra vez en boca de todos con la sorpresa del mes


Se sabía que durante el 2011 Radiohead iba a sacar su nuevo disco a la calle. Y una vez más nos han demostrado que no solo hacen las cosas a su manera, sino que su forma gusta al publico y es la mejor manera de estar en boca de todos.

Tan solo una semana antes de su lanzamiento Thom Yorke y los suyos anunciaron la inminente puesta a la venta de nuevo disco “The king of limbs”, de nuevo desde su web, como ya hicieran con el anterior, “In rainbows”, pero esta vez con un precio definido. Sin largas esperas, sin cambios de fechas.

Y de nuevo consiguieron ser el tema en portada, acompañado de un video de adelanto que deja muy poco indiferente a la gente que lo ha visto. Excelente marketing con bastantes dosis antisistema para lanzar un álbum.

El octavo disco de su carrera, compuesto por ocho canciones de corte pausado, casi carente de guitarras, plagado de samplers, que recuerdan más al trabajo de Yorke en solitario que a los dos trabajos anteriores de la banda.

“Lotus flower”, primer sencillo, resume muy bien toda la esencia del álbum.

Band of Horses: camisas de cuadros, gafas de pasta negra y mucha, mucha barba


A principios de esta semana, hemos podido disfrutar, en Madrid y Barcelona, de uno de los conciertos más esperados desde hacía meses por una panda de folkies.

Ellos, vestidos con camisas de cuadros, gafas de pasta negra y mucha, mucha barba.

Hablamos, queridos, de Band of Horses.  En el 2007 Ben Bridwell (líder de la banda) y su formación actuaron en el Primavera Sound, y aquellos que pudimos disfrutarlo, el que fuese su primer concierto barcelonés, nos quedamos con ganas de más, ya que el sonido, con fallos técnicos, y su “poca madurez” hizo que el grupo no cuajara como todos esperábamos.

Después de este bache, sacaron sus dos discos (“Cease to begin” en el 2007 y su “Infinitive Arms” ) e iban creciendo poco a poco, hasta llegar a ser una de las bandas más importantes del folk-rock.

Así, que el miércoles les dimos una segunda oportunidad para “arreglar” aquellos fallos que dolieron en el 2007. ¿Arrepentirnos?. ¡Para nada!.

Para colmo, a media tarde, se informó que Brian había comentado que tenía graves problema vocales, y toda esa ansiedad de esa “nuestra” segunda oportunidad se iba desvaneciendo  y asombrándonos por no poder “disfrutar” al 100% de este impresionante artista.

Mike Noga & The Gentlemen of Fortune fueron los responsables de abrir el escenario, unos teloneros dignos de nombrar, haciéndonos creer que teníamos allí mismo al hijo/sobrino/nieto/familiar del mismísimo gran Bob Dylan.

Entró en escena y fue el momento de la banda de los caballos, abriendo boca con su “For Anabelle”, en el que a pesar del sonido un poco distorsionado, volvía a creer en estos hombres barbudos.  Mezclando temas de sus tres discos, la admiración iba subiendo, también por saber llevar un concierto en directo y hacer vibrar cada esquina de la sala.

Hubieron lágrimas de algunos, sonrisas de  otros, miradas de amantes e incluso abrazos entre amigos. La emotividad, crecía cada vez más, y más, y más. Quien no se haya estremecido, es que no tiene corazón.

Quizás el principio no fue del todo “correcto”, pero a medida que la setlist iba avanzando, como que el sonido se iba recogiendo y transformándose en sintonías firmes y contundentes.

Los gritos, aplausos silbidos al finalizar el concierto hacían que los voltios explotasen, y estos muchachos volvieron al escenario para ofrecernos tres últimos temas e irnos a dormir a gusto.

Su último tema, “Is there a ghost”, tocando Ben la guitarra, aunque un gesto hacia la tabla de sonidos, observamos que algo había pasado. Dejó de funcionar,  y sin dudarlo ni un segundo, lanzó la guitarra, se arremangó y se zambulló hacia el público, y la locura del público (aunque respetando) se intensificó y como pequeñas avalanchas todos querían tocarle. Lo disfrutamos, lo tocamos, y esas últimas letras y esas últimas gotas de sudor….valieron la pena.

Ahora amigos, más que nunca, me declaro fan de la banda de caballos, porque ellos… saben cómo entrar directos al corazón.

“También la lluvia”. Colón y la Guerra del Agua se mezclan en la nueva película de Icíar Bollaín


Icíar Bollaín vuelve a los cines con su nueva película: También la lluvia. Elegida por la Academia de Cine para representar a España en los Oscar y con un reparto realmente increíble (Gabriel García Bernal, Luis Tosar, Karra Elejalde), la directora nos trae una película muy alejada de sus películas anteriores. En este caso nos presenta una disección del mundo profesional del cine, mostrándonos los vaivenes de la profesión, con sus dificultades y sus satisfacciones.

Rodada en Bolivia y con un equipo de extras espectacular, Bollaín nos hace partícipes del rodaje de una película y cómo ésta se ve interrumpida por las revueltas del pueblo de Cochabamba. El guión, escrito por Paul Laverty (habitual colaborador de Ken Loach), nos presenta a Sebastián (Gabriel García Bernal) y a Costa (Luis Tosar), director y productor, quienes se han propuesto rodar una película sobre el descubrimiento de América. Costa, en su deseo de ajustarse lo más posible al presupuesto de la película, lleva al equipo de rodaje a Bolivia, por sus grandes espacios y el alto número de población indígena, a quienes necesitarán como actores y extras.

El rodaje de la conquista de América y la esclavización de indígenas se entremezcla con las revueltas populares que tienen lugar en Cochabamba como resultado de la privatización del agua de la mano de una multinacional, que dará lugar a la Guerra Boliviana del Agua. La película es una suerte de paralelismos que incitan a la reflexión. El imperialismo déspota representado por Colón se entremezcla con el capitalismo exacerbante de Costa, que vuelve a “esclavizar” en su rodaje, aunque de un modo moderno, a los habitantes bolivianos. Las luchas indígenas contra los conquistadores, encabezadas por el personaje de Hatuey, interpretado de un modo magistral por Carlos Aduviri, se repiten en el mundo actual contra el gobierno y la multinacional, responsables de la privatización del agua.

La película es de esas que hacen que mantengas la respiración, que te hacen arañar los reposabrazos de la butaca por la tensión. Tensión in crescendo que se completa con las increíbles interpretaciones de Luis Tosar, quien vuelve a clavar su papel tras su Malamadre de Celda 211, y del sorpresivo Carlos Aduviri, quien interpreta los papeles de Daniel/Hatuey.

Esa visión del mundo de la profesión entremezclado con el cine social que nos ofrece Icíar Bollaín es una propuesta muy interesante que se agradece ahora más que nunca, para contrarrestar la cartelera que aún sigue siendo algo ‘navideña’.

No creo equivocarme que una película como ésta se vuelva, dentro de poco, en material de aula en las facultades de comunicación, cómo una forma de mostrarnos, a todos aquellos que en un futuro esperan estar en ese mundo, todo lo que conlleva la producción y rodaje de una película, con sus múltiples dificultades y peligros, para finalmente quedarse con la frase de Costa: “Lo que importa es la película”.

Ahora también queda preguntarse si ésta era la mejor película que intentar llevar a los Oscar. ¿Interesará más una historia sobre el rodaje de una película y las revueltas bolivianas, que un drama carcelario como Celda 211? Las dos tenían potencial de éxito, pero la película de Icíar Bollaín no ha conseguido cautivar a los profesionales de Hollywood, quienes finalmente no han elegido a También la lluvia como una de las nominadas a Mejor Película de habla no inglesa.No sabemos si Celda 211 hubiese conseguido llegar más lejos que También la lluvia, lo que sí que hay que reconocer es que ésta nueva obra de la directora es una propuesta realmente interesante.  De momento yo no puedo más que animaros a ir a verla, aquí uno salió realmente encantado del cine.

“Carne de neón”: amarás a tu madre mucho más de lo que lo haces ya


“Carne de Neón” empezó hace ya unos cuantos añitos cuando a un chaval de Sevilla que  trabajaba en un videoclub se le ocurrió este guión. Lo adaptó en un cortometraje que protagonizó Óscar Jaenada y Victoria Abril. Ahora, ha podido llevar a cabo el guión original en formato de largo, como se pensó en su momento. Esta vez, los protagonistas son Mario Casas y Ángela Molina. Vale que Mario Casas esté hasta en la sopa, pero no lo hace nada mal en este trabajo, al igual que el resto de sus compañeros de reparto como son Vicente Romero, Macarena Gómez, Dámaso Conde, Darío Grandinetti, Blanca Suárez y todos los que me dejo. A parte de la ya nombrada Ángela Molina, la cuál se han olvidado de nominarla al Goya que yo le daría con los ojos cerrados. Pero los Goya son una historia a parte y en mi opinión esta película merecería más de una nominación.

Todos y cada uno de los actores, cumplen su papel con mucha pericia. Personajes que no son fáciles, que tienen mil problemas rondándoles la cabeza y que al final hacen lo que sea necesario para cumplir su objetivo. Como me río cada vez que me acuerdo de Macarena Gómez haciendo de yonqui prostituta o de Dámaso Conde de un travesti “hijo bastardo” del rey Juan Carlos o de Vicente Romero y la rozadura que le hace la pistola en sus partes íntimas. Y digo me río porque es así. Es una película con grandes dosis de humor que en realidad envuelven una increíble historia de amor de un hijo por su madre. Y es que las madres son el verdadero origen de todos nosotros y el director se lo agradece a la suya dedicándole este excepcional trabajo.

A parte de los personajes, el resto de la película está genialmente cuadrada. Un guión perfectamente cerrado, original y que te hace pasar de la risa al llanto por momentos. Una fotografía llevada a cabo por Daniel Aranyó que encaja perfectamente con el tema de la película, una gran producción de Morena Films, la misma que firma el exitazo del pasado año, Celda 211, y un gran director llevado por la ilusión de su propio proyecto y la pasión que siente por el cine. Paco Cabezas, al que ya se le ha nombrado en una misma frase junto con nombres de la talla de Quentin Tarantino, Guy Ritchie o Martin Scorsese, cosa que él considera todo un honor y no es para menos. En la película se puede apreciar las influencias que ha tenido Cabezas con estos tres nombres entre otros tantos, cosa a tener en cuenta ya que hay que saber bien dónde fijarse y él lo sabe.

Después de esto, si la véis y no os gusta podéis matarme, pero al menos habré conseguido convenceros un poquitín y estoy seguro de que en lo más profundo de vuestro ser os habrá emocionado y/o hecho reír en algún momento. Pero por favor, no me salgáis con los tópicos de siempre porque ésta no es la “típica película de siempre”.

“Imposibilidad del Fenómeno” de Miss Caffeina, uno de los “debuts” más esperados


Imposibilidad del fenómeno” es un disco debut para una banda que, a través de internet y sin respaldo discográfico hasta el momento, había conseguido hacerse con un público fiel gracias al cual agotaban entradas en ciudades de todo el país. Ahora, de la mano de Sony Music y con la producción de Ricky Falkner (Love of Lesbian, Zahara), Miss Caffeina nos presenta, su primer álbum de larga duración, fruto del trabajo bien hecho, con calma y un amor infinito por la buena música.

En “Imposibilidad del fenómeno” recogen junto a sus nuevos temas, tres cortes que ya venían contenidos en su último EP, “Magnética” (cuentan ya con cuatro EP’s a sus espaldas). Sin lugar a dudas, éste es un disco completo, capaz de pasar de la fuerza con tintes más rock de “Capitán“, primer single, al dolor más intenso que podemos sentir con “N=1“, llegando a contener once canciones y siendo todas y cada una de ellas necesarias para el sentido del álbum.

Podríamos decir que es su trabajo más maduro, que su música nunca fue tan impecable como en este momento, o que la mejor forma de calificar a Miss Caffeina es hablando de su pop actual. Eso es lo que podemos encontrar en cualquier artículo con el que nos topemos en la red. Yo puedo deciros, que lo que hace grande a Miss Caffeina, es Miss Caffeina en sí mismo. Y con esto me refiero a, por una parte, al público que le ha hecho llegar hasta aquí, trabajo tras trabajo, concierto tras concierto, público cuyo mejor calificativo sería el de ‘fiel’, y por otro lado, la calidad humana de estos chicos. Me explico. Son muchos los grupos jóvenes que salen ahora, que reciben su parcela de fama y ni siquiera saben como canalizarla. Miss Caffeina han sabido coger cada trocito de este camino, y cada grado de la experiencia para volcarla en la elaboración de este disco, y eso, los que amamos la música, sabemos percibirlo, apreciarlo, y agradecerlo.

Podéis haceros con “Imposibilidad del fenómeno” en FNAC (en alguna de ellas con entrada de regalo para los conciertos de presentación por la geografía española), El Corte Inglés y demás tiendas de discos. Además podéis disfrutar ya de él en Spotify.

Desde aquí, buena suerte.