“Herreros y fatigas”, de Klaus & Kinski: acidez y suavidad de un gran disco falto de intensidad


Me ha tocado escarbar en lo más profundo de mí. He tenido que evitar mi faceta más intensa musicalmente hablando. He tenido que olvidar que toda la música tiene que hacerte saltar. He tenido que obviar los riffs de guitarra y las sacudidas de una batería aporreada como si no hubiera un mañana. Me ha costado mucho, y cuando lo he conseguido: Klaus & Kinski.

La pareja formada por Alejandro Martínez y Marina Gómez son capaces de fusionar estilos que conviven extrañamente cómodos, y en su tercer trabajo, del que hablamos ahora, “Herreros y fatigas”, además del Noise Pop seña de identidad de los murcianos, y dejar de lado su faceta más electrónica, que penetraran con paso firme en su anterior “Tierra, trágalos”, ahora podemos encontrar parte de boleros, principios Dylanianos (si se me permite la expresión) o habaneras que incluso a mi madre ha llamado la atención.

Más de una hora de música que carece de fuerza, que apenas logras encontrar un momento para ponerte en pie. Tal vez con “El día de los embalsamados”, corte 3 del disco, o bien “Poderos Caballero”, track 5 que te lleva cual jinete del apocalipsis siempre hacia el mismo punto de aparente ingenuidad, cuyo máximo exponente puede ser precisamente el siguiente corte, “In the Goethe”.

Reconozco que un disco que te supone tener que hacer un esfuerzo nada más empezar, no tiene buen comienzo y resulta difícil realizar una buena reseña al respecto. En cambio, Klaus & Kinski merece algunos espacios en nuestro tiempo. Serenidad que trastornan con la ironía de sus letras. Suavidad desencantada con algunos rasgos flamencos, como los que encontramos en la genial “Sacrificio”.

Ah, por cierto. La ironía no la podemos encontrar únicamente en sus letras. No hay más que ver las imágenes promocionales de este “Herreros y fatigas”, y el videoclip de “Ojo por diente”. La pareja murciana sabe reírse de si mismos, saben usar el humor y la acidez para labrarse un camino musicalmente hablando muy consistente.

Para finalizar quiero decir que encuentro demasiado respaldo en las críticas, en las radios independientes o de música alternativa o en las grandes webs de nuestro país (como queremos ser nosotros). Y si, Klaus & Kinski están bien. Pero les falta fuerza. Acabo como en el principio, pero no hay otra manera de acabar. La falta de intensidad deja sin alma muchas de las canciones y producen una reacción en los oyentes muy típica: el abandono del disco. “Herreros y fatigas” tiene la acidez y suavidad de un gran disco, pero carece de la potencia necesaria para llamar tanto nuestra atención. “Bien alto” sería su nota, con grandes opciones de pasar a notable si los directos de Klaus & Kinski son tan convincentes como los de años anteriores.

Anuncios

Un pensamiento en ““Herreros y fatigas”, de Klaus & Kinski: acidez y suavidad de un gran disco falto de intensidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: