Archivo de la etiqueta: The Tings Tings

“Sounds from Nowheresville”, de The Tings Tings: larga espera de un decepcionante segundo disco


Cuando a un servidor le dicen “The Ting Tings”, su mente viaja rápidamente hasta el 2008, un gran año para la música indie, y recuerda aquellos auténticos temazos que fueron “Great DJ” y “That’s not my name”. Cortes con los que se abría “We started nothing”, el primer álbum de esta banda de Salford, del cual un seervidor se compró hasta el CD. Y también sin olvidar “Shut up and let me go”, que sin llegar al nivel de las otras dos, sonaba bastante bien. De modo que, cuando a un servidor le dicen que el dúo ha sacado, por fin, un disco nuevo, tarda poco tiempo en buscarlo y escucharlo.

Y con el tiempo que han tardado en hacer este nuevo trabajo, casi cuatro añazos, pues un servidor se esperaba un nuevo álbum lleno de temazos, la verdad. Lo primero que pudimos escuchar, ya hace unos meses, fue el single de adelanto “Hang it up”, rodado en Alicante y con el que ya se preveía un cambio de sonido, que recordaba un poco al hip hop de inicios de los 90. Hace menos tiempo, también pudimos escuchar por primera vez el remix de la canción “Silence”, que comentamos ya aquí, y que es la que abrirá el larga duración. Ninguno de los dos nos acababa de convencer totalmente, pero quizás el disco esconda alguna joyita.

Y por fin, el día 27 de enero se filtró el CD completo, justo a un mes de la fecha oficial de salida a la venta. Hasta aquí bien. Lo descargamos sin problema, le damos al play y a partir de ahí todo fue cuesta abajo. Los dos singles que habíamos podido escuchar con anterioridad son verdaderamente lo mejor que podemos encontrar en el álbum. Decepción. En “Sounds from Nowheresville” no esperéis encontrar la nueva “Great DJ” o un hit a la altura de “That’s not my name”. En “Sounds from Nowheresville” sencillamente no hay nada que destacar, nada que vaya a ser un nuevo hit de esta pareja de Salford.

Lo único que escuchamos en “Sounds from Nowheresville” son canciones aburridas, que no llegan a transmitir prácticamente nada. Cortes que parecen haber olvidado el rock electrónico que hizo famoso al dúo. Una especie de hip-hop extraño en temas como “Hit me down Sonny”. Noise que no acaba de ser redondo en “Give it back”. Pop que recuerda al segundo disco de Lilly Allen (el malo) en “Soul killing”. Electrónica insulsa en “One by one”. Y así hasta llegar a 10 temas.

Si algo tiene de bueno el álbum es que no llega a los 40 minutos. De modo que lo borraremos y lo olvidaremos. Vamos a hacer como si este disco no existiese y seguiremos esperando unos años más un disco nuevo de The Ting Tings, a ver qué temazos nos tienen preparados.

Anuncios
Etiquetado